La retreta, preludio de las fiestas de Almansa

La retreta de Almansa ni arrastra una tradición de muchas décadas atrás, ni  nació de una manera espontánea entre los vecinos que otorgue originalidad  al acto.

Fue en el último cuarto de Siglo XX cuando la Agrupación de Comparsas creó este desfile de disfraces, que poco a poco fue ganando tradición entre la población, y dentro de esta, especialmente, los jóvenes.   De hecho el impetu de la retreta explica la debilidad de los carnavales en la población.

Actualmente lo organiza Ayuntamiento, junto con la Agrupación de Comparsas y la Junta Festera de Calles.

Las fiestas de moros y cristianos están abiertas a todos, aunque se viven con mayor intensidad en las comparsas, y en las sedes de calles, pero la retreta está abierta a toda la población y en especial al segmento juvenil.   En sí es un desfile de disfraces, con su concurso y sus premios, a la que sigue un poco de fiesta en la carpa municipal.    Admite la participación de vehículos (sólo entre quienes están inscritos), y el desfile con grupos de música.   No obstante,  en el desfile no llamará la atención por la calidad y originalidad de sus disfraces, como regla general.   Los disfraces  no son lo más importante.

Como hemos dicho es una fiesta muy juvenil, y es una fiesta de excesos, que recoge críticas por el exceso de ruidos, alcohol y suciedad.

En el Hostal el Estudio, hemos notado que muchos jóvenes vienen de fuera a participar en la retreta, invitados por los amigos de la localidad, por lo que es una fiesta que va más allá de nuestra localidad.